Lo Último

HISTORIAS FUNDACIONALES - HACIA LOS 190 AÑOS DE JUNIN

Encuentro en el banco



Por Rody Moirón
Para La Máquina del Tiempo

_________________________________________________________________________________




Durante el sufragio de 1874 para elegir al presidente de la nación, el vencedor, Nicolás Avellaneda, cometió fraude. En algunas mesas hizo colocar amplios manteles y, debajo de ellas, a enanos de circo quienes a través de singulares agujeros hurgaron las urnas y cambiaron los votos.
Y Bartolomé Mitre, el derrotado, enterado e indignado por la vil maniobra se levantó en armas comandando una revolución.
Mitre también había hecho un fraude similar. Pero en lugar poner de enanos se había valido de pequeños chinos que confundieron las boletas.
La sociedad suele condenar solamente al vencedor. Y en este caso aquel había sido Avellaneda. Entonces, a instancias de Mitre, el coronel Ignacio Rivas reunió un ejército de cinco mil hombres, que incluyó soldados, gauchos matreros, indios y dos buhoneros.
Por otro lado, al mando del regimiento de infantería número seis –también llamado Arribeños- estaba el teniente coronel José Ignacio Arias que apoyaba a Avellaneda. Arias fue un férreo guerrero que manejaba la espada con igual habilidad tanto con la diestra como con la siniestra. Por eso sus soldados solían decir que era “doble mano” 
Las tropas de Mitre encontraron al Arribeños en una estancia cercana a 9 de Julio, llamada “La Verde”. Y suponiendo una victoria fácil –los hombres de Arias eran tan solo novecientos- y envalentonado por Rivas que dijo “los vamos a hacer cagar fácil”, Mitre ordenó un ataque frontal sin estrategia alguna.
Pero el astuto Arias, una semana antes, había enviado a sus soldados a capturar tábanos y a  encerrarlos en cajas de zapatos adaptadas para tal fin. Y cuando las tropas de Mitre avanzaron les arrojaron esas cajas y los tábanos, enardecidos y hambrientos, se la tomaron a picaduras contra los caballos. Los equinos enloquecieron: corcovearon, se desbocaron, se chocaron unos contra otros, pisotearon a los jinetes caídos y se cagaron chirle.
En cuatro horas Mitre perdió un poco más de mil hombres.
Entonces decidió abandonar la lucha y huir. Su destino fue Junín.
En la batalla resultó gravemente herido el coronel Juan Francisco Borges –moriría dos días más tarde- y en el viaje, en su agonía, se lamentó diciendo “¡Morir así! ¡Morirme ya! A mí se me hace cuento que me estea muriendo. Me hubiese gustado tener un nieto escritor”.
Cuando Mitre llegó a la ciudad fue hospedado por su amigo Juan Narbondo, un francés de los bajos Pirineos que había llegado a Junín diecisiete años antes.
Una vez instalado, Mitre se paseó por la ciudad en un lujoso coche que el francés había adquirido recientemente. Pero Narbondo le advirtió sobre lo inapropiado de hacerlo: “Acá son medio chusmas” le dijo “y, además, Arias te está viniendo a buscar”.
Entonces Mitre aceptó una propuesta de esconderse en la casa Basterreix, un comercio de ramos generales que Narbondo tenía frente a la plaza principal.
Pero cuando llegó Arias alguien le alcahueteó y lo encontró.
Narbondo relataría más tarde, en su libro “Mi relación con el general Paz (continuación)”: y Arias entró como una tromba a la casa. Yo traté de encubrir a Mitre y le dije “¿Qué desea llevar, señor?“No se haga el sota”, me contestó. Y después vociferó “¡Y vos, Mitre, salí de atrás de esa bomba sapo! Ya te vi”.
Mitre fue detenido, dado de baja del ejército y estuvo algo más de un año preso. Arias fue ascendido a coronel. 
Hoy ambos se estrechan las manos en una esquina céntrica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL PRIMER SITIO DE LA HISTORIA DE JUNIN EN INTERNET. CONSTRUYENDO EN POSITIVO A PARTIR DE CONTAR EL PASADO DE TODOS LOS JUNINENSES

SIGLO XIX. EL FEDERACION. HISTORIAS FUNDACIONALES

AGUSTINA, PASADO Y PRESENTE

JUNIN EN LA GUERRA DE MALVINAS

Lo más leído esta semana

Espacio de publicidad

MAPA DE JUNIN CON SUS CALLES EN GOOGLE MAPS