Cuando Barrio Belgrano tuvo una sucursal del Mercobank

Estaba ubicado en Padre Ghío 291. Reemplazó al Banco Junín cuando este cerró. Más tarde le tocaría a esta entidad financiera desaparecer en el año 2001. Una sucursal del Banco Nación se ubicó posteriormente en el inmueble.





En 1999 funcionaba en el barrio Belgrano una sucursal del Mercobank. La historia de la filial arranca aproximadamente en el año 1965 cuando comienza a funcionar como Banco de Junín. En 1995 se fusiona y pasa a ser Banco Crédito Provincial hasta que el 23 de enero de 1998 nace Mercobank abriendo nuevamente sus puertas una sucursal bancaria en el barrio Belgrano el 15 de mayo de 1998. En abril de 1999 al frente de la sucursal actuaba como gerente Juan Carlos Gizzi (foto). La sucursal contaba con cuatro empleados.

Junín tenía otra sucursal del Mercobank, la ubicada en la céntrica esquina de Arias y Bartolomé Mitre.

COMO FUE LA DISOLUCION DEL MERCOBANK

La actividad financiera de la entidad subsistió hasta el 6 de enero de 2001.

El diario Clarín indicaba ese día: "En una operación financiera habilitada por el Banco Central (BCRA), diez bancos compraron las 47 sucursales del Mercobank -entre ellas estaban las dos de Junín- que cuenta con activos por 307 millones de pesos y un volumen de depósitos de 223 millones. El "desguace" fue provocado por la salida del accionista chileno (grupo Abinsa) que controlaba el 50,6% de la entidad y no implica pérdida de los depósitos para los ahorristas.

Los bancos compradores son Credicoop, Nación, Río, Galicia, Francés, Sudameris, Banca Nazionale del Lavoro, Bisel, Suquía y Ciudad. Para concretar el traspaso al pool de bancos interviene Seguros de Depósitos S.A. (SEDESA), la entidad que asiste en casos de liquidación. Para eso aportará 105 millones de pesos que, además, dejará a cubierto a los ahorristas.

Desde el lunes, las sucursales del Mercobank operarán con nuevos nombres.

La decisión se adoptó el jueves a la noche en las oficinas del BCRA. Hasta allí habían llegado los representantes del grupo chileno Abinsa —conformada por Banco de Desarrollo y Compañía Industrial ECSA—, quienes proponían capitalizar el banco en 10 millones de dólares (que serían aportados por un nuevo accionista). La oferta fue desestimada porque los plazos de una capitalización prolongarían la situación de inestabilidad del Mercobank. Por eso, se adoptó la medida considerada menos traumática: el desguace.

Renuncia

Para entonces, ya estaban muy avanzadas las negociaciones de venta. Al punto que el ex presidente de la institución, Horacio Liendo (h), firmó su renuncia a mediados de diciembre para facilitar las tratativas de los banqueros chilenos.

Liendo tenía la representación de los accionistas minoritarios.

La sociedad jurídica Mercobank seguirá funcionando a través de un fondo de fideicomiso, del que sus accionistas Repsol-YPF, Hospital Español, Pirelli y Federación Patronal, entre otros, irán cobrando proporcionalmente sus capitales a medida que sean vendidos los activos del banco.

El sistema financiero tiene antecedentes de desguaces automáticos. Uno de ellos fue el del Banco Almafuerte, que cerró un viernes y al lunes siguiente las filiales abrieron con nuevos dueños y flamantes carteles identificatorios.

La sede central, en la esquina platense de 7 y 50, quedará en manos del Credicoop.

El Mercobank abrió sus puertas al público el 5 de mayo de 1998, luego de la suspensión del Banco Crédito Provincial (BCP) que en manos de la familia Trusso había protagonizado el mayor escándalo financiero en la provincia. Dos años después, ingresaron los capitales chilenos que comenzaron a controlar el paquete accionario.

La sociedad no funcionó. En 2000 tuvo un rojo de casi 25 millones de pesos y obligó a una rápida solución para evitar el colapso.

Esta es la distribución de las 47 filiales del Mercobank: 14 en el Gran La Plata, 2 en Capital Federal, 4 en el conurbano, 18 en el interior bonaerense y 9 en otras provincias.

Según el vicepresidente de la entidad, Eduardo Rodríguez Guarachi (ex embajador de Chile en la Argentina), el acuerdo con las autoridades del BCRA es satisfactorio. "Nos dimos cuenta que para competir en el mercado argentino es necesario ampliar el capital. Por eso, habíamos empezado a buscar un socio. Nos mantuvimos en tratativas con empresarios de mi país, pero no avanzamos."

"La venta no significa suspensión ni quiebra. No habrá modificaciones operativas", fue la explicación de la gerencia a Clarín.

No obstante, la Asociación Bancaria dispuso el estado de alerta para preservar los 375 puestos laborales. En los niveles de gerenciamiento se habilitará una lista de retiros voluntarios.

El Fondo de Fideicomiso será administrado por el Banco Francés, a través de la compañía Atuel. Se encargará de los trámites para la recuperación de los créditos morosos y la liquidación de otros activos que no ingresaron en la operación", señalaba en enero de 2001 el diario Clarín.
EMPLEADOS DEL MERCOBANK EN 1999 - SUCURSAL DEL BARRIO BELGRANO

















Comentarios